Manta Calefactora

Constantemente se necesita realizar reacciones químicas a altas temperaturas o destilar líquidos en el laboratorio. Los peligrosos quemadores y las llamas abiertas han causado muchos inconvenientes a lo largo de la historia. Sin importar el método que utilices para calentar algo, un contacto atascado, un cortocircuito eléctrico, una reacción química desbocada o un mal funcionamiento, puede ocasionar un accidente. ¡Nunca dejes tus experimentos desatendidos! Los incendios y explosiones no son raros en el calentamiento de mezclas químicas.

Uno de los métodos más conocidos y seguros para calentar una mezcla de reacción es usando una manta calefactora. La mayoría de ellas tienen un diseño hemisférico y vienen en una variedad de tamaños para adaptarse a diversas formas.

¿Qué es una Manta Calefactora?

Las mantas calefactoras son equipos usados en laboratorios de química y biología. Se usan para calentar de manera uniforme varios recipientes de laboratorio y cristalería. Una manta calefactora es ideal para matraces y embudos difíciles de colocar, y además son una buena alternativa a los baños de calefacción. Estas mantas vienen con un dispositivo de calentamiento flexible y aislado que hace posible colocar contenedores directamente sobre el elemento de calentamiento, sin el riesgo de romper la cristalería. Las mantas calefactoras por lo general, no tienen controladores de temperatura incorporados y pueden requerir el uso de un controlador de temperatura o de potencia por separado.

¿Para qué sirve una Manta Calefactora?

Principalmente, las mantas calefactoras se usan para calentar o templar líquidos orgánicos colocados en calderas de reacción, matraces de fondo redondo o recipientes de reacción importantes y necesarios para el proceso de ebullición, evaporación, destilación o extracción. Los líquidos organices tienden a estallar en llamas cuando se exponen al calor directo, o liberan vapores orgánicas inflamables que son más pesados que el aire y pueden explotar al entrar en contacto con llamas abiertas. Estas mantas vienen con un sistema de calefacción cerrado, diseñado para evitar estos peligros.

Las mantas calefactoras están disponibles en telas o construcciones más rígidas, como agitadoras o no agitadoras, con controladores y sin controladores. Con ellas se pueden obtener diferentes rangos de temperatura y tienen niveles de regulación variados. Proporcionan una duración de calentamiento corta, distribuyen el calor sin crear agua condensada, no producen llamas y son bastante seguras para calentar a más de 100°C.

Usos de una Manta Calefactora

  • Procesos de destilación, extracción, digestión, ebullición y evaporación en laboratorios.
  • Instituciones educación media o superior.
  • Análisis de control de calidad.
  • Aplicaciones industriales.
  • Evitan la acumulación de hielo y nieve en antenas parabólicas.

¿Cómo funciona una Manta Calefactora? Funcionamiento y Uso de una Manta Calefactora

Funciona con un balón de destilación que se introduce en una cesta tejida. En el interior del balón de destilación se coloca el líquido que se va a templar o a calentar. Las mantas calefactoras tardan un poco en calentar, por lo que pueden precalentarse durante su instalación y también tardan un poco en enfriarse.

Estas mantas producen su energía al convertir el voltaje en calor. Esto puede provocar que el fusible se funda. ¡Nunca conectes la manta calefactora a un enchufe de pared directamente! En su lugar, usa un transformador.

Antes de utilizarla, debes verificar que no haya daños como rasguños o perforaciones en la manta calefactora. Asegúrate de que el voltaje del sea el adecuado para el controlador de temperatura. Este está diseñado para trabajar a voltajes específicos y si no se opera con la clasificación requerida, puede producirse un sobrecalentamiento, derrita el aislamiento de fibra de vidrio y exponga el elemento al calefactor desnudo, o si el voltaje es muy bajo, el calentamiento será insuficiente.

Instrucciones de uso

  1. Instale la manta calefactora alrededor del matraz.
  2. Conecte el sensor según las instrucciones estipuladas en el controlador de temperatura.
  3. Revisa que la manta calefactora esté en contacto con la superficie que deseas calentar. Debe estar bien ceñida al frasco de vidrio.
  4. Cuando ya has instalado la manta, conéctala al controlador de temperatura. No olvides utilizar un transformador de energía para prevenir el sobrecalentamiento.

Precauciones

  • No uses la manta calefactora con combustibles o materiales inflamables, podrías provocar fuego o una explosión.
  • No la utilices en espacios húmedos o mojados.
  • Usa ropa de seguridad adecuada, guantes, gafas, y abrigos.
  • Manipula los frascos y recipientes con cuidado.
  • Nunca pongas a funcionar la manta calefactora sin fluidos dentro del balón de destilación.
  • No dejes que el fluido toque la cavidad de la manta.
  • Antes de realizar limpiezas o reparaciones a la manta, desconéctala de la corriente.
  • Usa siempre una salida con conexión a tierra.

Características de una Manta Calefactora

  • Su temperatura puede llegar hasta 450°C.
  • Distribuye el calor de manera uniforme.
  • Tienen controles analógicos o digitales.
  • Permite visualizar la temperatura mediante una pantalla.
  • Alto nivel de funcionalidad precisión.
  • Son acolchadas para un buen aislamiento.
  • A veces agrega arena a la manta calefactora cuando el matraz no es lo suficientemente grande.
  • Variedad de tamaños, temperaturas y potencias.

Partes y Piezas de una Manta Calefactora

  • Exterior: Por fuera se compone de un mueble exterior de acero pintado.
  • Interior: Recinto flexible aislado térmicamente por una lana de fibra de metal o mineral, que tiene forma de semiesfera para adaptarse a la forma del matraz.
  • Elementos calefactores: Hechos de cromo o níquel, están distribuidos de forma homogénea por todo el tejido para que el calentamiento sea rápido y de consumo reducido.
  • Interruptor: Permite configurar la temperatura que se aplica al matraz.
  • Indicador luminoso: Indican el estado del dispositivo, si está encendido o apagado.
  • Lámpara de señalización: Muestra que el dispositivo está detenido o en funcionamiento.
  • Toma de tierra: Sistema de protección del aparato ante cualquier falla de aislamiento mientras esté conectado a una red eléctrica.

Tipos de mantas calefactoras

  • Mantas calefactoras para cilindros gas: Facilitan la descarga óptima del gas al conservar una temperatura adecuada. Evita la congelación de la bombona por la parte exterior y se puede regular la temperatura desde 0 a 200°C.
  • Mantas calefactoras para cables de alta tensión: Facilitan el enderezado, flexión y unión de cables de alta tensión con una temperatura homogénea de hasta 1200°, constante o con variaciones.
  • Mantas para la industria eólica: Se utilizan en el curado, fabricación y reparación de las aspas en aerogeneradores. Reducen el tiempo de curado de la resina utilizada para la reparación o fabricación de las aspas.
  • Mantas calefactoras para bidones: Están diseñadas para mantener la temperatura y calentar depósitos o bidones de plástico o metal de 25 a 200 litros.
  • Mantas calefactora para cuadros eléctricos en zonas frías: Garantizan la transmisión continua de canales de radio y televisión en zonas frías, previenen la acumulación de hielo y nivele en las antenas parabólicas.
  • Mantas calefactoras de tanques: Usadas para el calentamiento y mantenimiento de la temperatura en tanques de hasta 1000 litros de capacidad. Evitan y compensan las pérdidas de calor por las que pasan ciertos fluidos durante los procesos de producción, previniendo así que los fluidos o productos almacenados cambien su composición, transformen su viscosidad y afecten al recipiente.
  • Mantas calefactoras de laboratorio: Cuerpo cilíndrico de metal, con una cavidad en forma de semi circular donde se pueden colocar matraces de fondo redondo. Su función es la de calentar matraces que contienen una muestra. Estas mantas tienen un sistema de calefacción cerrado para evitar que la manta se incendie o sobrecaliente.

Marcas de mantas calefactoras

  1. Manta calefactora Aceq: Creadas para procesos de destilación, extracción y ebullición, están hechas de acero inoxidable y están recubiertas con pintura electrostática. Vienen en diferentes tamaños y tienen capacidades desde 100 ml hasta 5000 ml. Sus modelos múltiples, son perfectos para procesar varias muestras de forma simultánea. Ofrecen temperaturas de alta precisión por su control digital de tipo PID. El elemento calefactor brinda absoluta protección al recipiente al estar recubierto de fibra de vidrio. No requiere mantenimiento.
  2. Manta calefactora Biobase: De uso común en universidades, medicina, e industrias petroquímicas para calentar líquidos. Son de agitación electrónica y magnética digital. Poseen un calentador interno de alta eficiencia y el material externo del aparato está hecho de acero laminado recubierto con polvo antibacteriano. Son fáciles de operar, resistentes a altas temperaturas y tienen un buen rendimiento de aislamiento, son especialmente veloces en experimentos de muestra de pequeño volumen.
  3. Manta calefactora Jisico: Están compuestos por un regulador de alta tensión de temperatura que evita el fuego debido a que tienen incorporado un protector térmico automático. Son de acero robusto y cuentan con aislamientos de fibra de vidrio. Pueden calentar hasta 450°C con una fuente de energía de 230V.
  4. Manta calefactora Falc: Se especializa en productos corrosivo, es un calentador de cerámica vítrea que genera energía por rayos infrarrojos, ahorrando energía hasta un 30% más en comparación con calefactores tradicionales. Están hechas de acero y son a prueba de ácidos. Su resistencia permite que el calor superficial se esparza cuidadosamente.
  5. Manta calefactora Electrothermal: Incluyen diversos tipos de mantas calefactoras, controladas, no controladas, de agitación y a prueba de derrames. Esta marca diseña y fabrica controladores y productos de extracción para la medición y el control de procesos de reacción.
  6. Manta calefactora Ecohim: Destinadas a calentar líquidos en matraces de fondo redondo con volúmenes de 500ml, su temperatura llega hasta 450°C. Están equipados con un regulador electrónico de temperatura y su carcasa es de acero inoxidable recubierto de pintura resistente a rasguños, arañazos, corrosión y acciones químicas.
  7. Manta calefactora PCE: Usados para la preparación de muestras, son equipos funcionales de alta precisión. Regula diferentes temperaturas de diferentes tamaños.

¿Viste por qué son necesarias? Si quieres aumentar la seguridad y la conveniencia de tu laboratorio puedes adquirir una manta calefactora, además hace que el calentamiento de las reacciones sea mucho más eficiente. Estas mantas son muy seguras, limpias y amigables con el medio ambiente; Si se operan de manera correcta pueden tener una larga vida útil y usarse para todas las aplicaciones de tecnológicas, de investigación y producción.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *