Frasco Reactivo

En el laboratorio se encuentran muchas sustancias y elementos, entre ellos los reactivos. En el campo de la química, son sustancias que se utilizan para generar una reacción al entrar en contacto con otra sustancia, permitiendo detectarla. Estos deben almacenarse en un frasco de reactivo, donde pueden ser preservados.

Aunque estos frascos también son usados para contener disoluciones, son empleados principalmente para contener reactivos, como su nombre lo indica. Son instrumentos altamente utilizados en el área, por lo que está presente en cualquier laboratorio, debido a su utilidad e importancia en el cuidado y preservación de dichas sustancias.

¿Qué es un Frasco de Reactivo?

Los frascos de reactivo son instrumentos que han sido usados por la humanidad desde hace ya algunos  años y esto no parece que vaya a cambiar gracias a su practicidad. Estos son recipientes mayormente de vidrio con forma cilíndrica, que vienen con tapa para mantener resguardado el contenido. Las tapas pueden ser de rosca, cuentagotas o esmerilados. Estos últimos cierran a presión.

Los frascos de reactivo poseen una alta resistencia química, esta es la capacidad de resistir la impregnación, corrosión y erosión que causan algunas sustancias. Debido al tipo de sustancias que deben ser dispuestas en los frascos de reactivos, no se puede ocupar cualquier frasco fabricado con otro propósito, ello podría comprometer la sustancia.

¿Para qué sirve el Frasco de Reactivo?

El frasco de reactivo cuenta con características especiales que lo hacen ser apto para contener dichas sustancias. Como el vidrio del que está hecho, comúnmente vidrio borosilicatado que es altamente resistente. El almacenamiento seguro de los reactivos es una necesidad ya que muchos son sustancias peligrosas.

Los frascos de reactivos llevan etiquetas con las especificaciones de la sustancia que contienen, incluso traen bandas de colores para advertir los posibles peligros al entrar en contacto con la sustancia. Para que tengas una idea procedere a mencionarlos:

  • Blanco: Indica corrosión
  • Amarillo: Reactividad (peligroso junto a sustancias combustibles)
  • Rojo: Combustible
  • Verde: Seguro
  • Azul: Toxico

Según su condición cada uno tiene medidas especiales de almacenamiento, por ejemplo, los reactivos con amarillo no deben estar cercanos a los que tienen banda roja pues hay peligro de combustión si las sustancias entran en contacto. Los frascos, entonces, aparte de contener las sustancias de forma segura, brindan información pertinente de las mismas si son debidamente etiquetados.

Usos del Frasco de Reactivo

Estos tienen un uso específico que es el de contener los reactivos, aunque también se usan para contener disoluciones; las cuales son el producto de la mezcla de sustancias puras que no reaccionan entre sí. Los frascos de reactivos se usan más que todo en el ámbito farmacéutico, químico y la medicina en general, como en los laboratorios que son altamente requeridos.

Son muchas las disciplinas que lo emplean en sus labores, incluso para contener sustancias que no son las mencionadas anteriormente. Esto gracias a la resistencia de su material, que es más fuerte que los frascos de vidrio comunes que se usan para envasar productos.

Tipos de Frasco de Reactivo

Los frascos de reactivo pueden ser clasificados de dos formas, por su etiquetado o por el color del vidrio. La primera forma indica más bien el tipo de reactivo que una diferencia significativa en el vaso, pues como indiqué con anterioridad, estas bandas de colores lo que hacen es advertir si la sustancia en el interior es o no peligrosa y en qué grado.

Por otro lado, la diferencia por el color del vaso los divide en dos tipos, el de vidrio común que es transparente y el de vidrio opaco de color ámbar, el cual se usa para evitar que  las sustancias fotosensibles se vean afectadas por la luz. Otra diferencia sería el tipo de tapa que tenga el frasco, ya sea de rosca, cuentagotas o esmerilados y va a depender de que tan sellado se requiera que se encuentre el material o si necesita ser envasado al vacío.

Características del Frasco de Reactivo

Al almacenar materiales de cuidado estos frascos deben cumplir con ciertas características para ser aptos para contener dichas sustancias minimizando el riesgo. La fabricación de los mismos tiene en cuenta este punto y las industrias que se encargan de su producción y distribución masiva deben cumplir los requerimientos.

Las principales características de un frasco de reactivo son:

  • Resistencia química: No ser dañados por sustancias corrosivas
  • Resistencia a cambios de temperatura
  • Reducida dilatación de calor: no riesgos de deformación del material por exposición a altas temperaturas
  • Esterilizables: para limpieza del instrumento

Las capacidades de los mismos pueden ser desde 50ml hasta 20000ml así que poseen variedad de tamaños; los colores disponibles en el mercado son transparente y ambar, para sustancias fotosensibles. Dependiendo la marca tendrán diferencias específicas pero suelen ser cosas mínimas ya que se sigue un procedimiento estándar en su realización.

Importancia del Frasco de Reactivo

Históricamente el frasco de reactivo ha sido un utensilio altamente usado por casi todas las culturas, ya sea que lo fabrican con diferentes materiales, o posean distintos nombres. Y es que su variedad de uso y gran utilidad es incuestionable; desde comestibles hasta objetos de valor, los frascos han servido para almacenar de forma eficiente innumerable cantidad de objetos.

En la medicina su uso también es remoto, como el caso del albarelo, tipo de frasco que usaban los boticarios para almacenar drogas (sólidas) y que tapaban con pergamino. El oficio del médico y del químico requiere de una gran cantidad de sustancias que se deben conservar y transportar y los frascos son el medio idóneo.

A medida que se emplean cada vez más sustancias y es necesario complejizar los procedimientos se necesitan a su vez instrumentos que estén a la par de las exigencias. El frasco es un instrumento muy simple y adaptable; los realizadores han sabido adaptarlos a las necesidades utilizando un material resistente, impermeable y esterilizable al crear el frasco de reactivos.

En definitiva, se trata de un instrumento que no falta en todo tipo de laboratorio, Farmacias, de bioanálisis, química, biología o ciencias marinas gracias a su versatilidad y uso intuitivo.

Si deseas seguir investigando al respecto te invito visitar mis redes sociales, encontrarás el contenido más completo sobre los diferentes instrumentos de laboratorio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *