Anemómetro

Se trata de un instrumento meteorológico usado en múltiples deportes, útil para las industrias, el sector agricultor se beneficia de su información y no es todo para lo que es utilizado. El anemómetro para ser un aparato pequeño cuya función es medir la velocidad del viento y otros fluidos gaseosos, además ofrece muchos beneficios.

Es uno de los instrumentos de medición más sencillos de entender y fáciles de utilizar, ofreciendo, en su gran mayoría de modelos, lecturas digitales con las que podrás cubrir tu necesidad de conocer la fuerza con la que se desplaza el viento y aprovechar esta información para tu beneficio.

¿Qué es un Anemómetro?

El anemómetro, también conocido como anemógrafo, es un instrumento meteorológico cuya tarea es medir la velocidad promediada de fluidos gaseosos, funcionando como herramienta para el desarrollo de múltiples áreas y actividades.

En términos más básicos, es un aparato utilizado para la medición del viento, mas no es lo único que puede medir, ya que su capacidad de calcular la velocidad abarca todos los fluidos gaseosos.

El anemómetro, por la forma de su modelo más conocido, puede ser confundido con una veleta, pero esto es un error, ya que la veleta solo determina la dirección del viento y no la velocidad en que se desplaza.

¿Para qué sirve un Anemómetro?

Como el anemómetro mide la velocidad del viento, su empleo es de mucha utilidad para un sin fin de tareas, como la pesca; el vuelo de aeronaves, desde los más grandes aviones y helicópteros, hasta los drones más pequeños;  la meteorología; la agricultura; entre otras.

Toda actividad que precise el uso del viento o que sea necesario un rango específico de velocidad del mismo, se verá beneficiada y facilitada con el uso de un anemómetro para conocer específicamente la fuerza del viento.

¿Cómo funciona un Anemómetro?

El tipo de anemómetro más utilizado se podría decir que es el de cazoletas, el cual hace el cálculo de la velocidad del viento contando el número de vueltas que se registran, expresándolos en metros por segundo (m/s).

Otro tipo de anemómetro es el de filamento caliente, que se usa principalmente ante cambios de velocidad muy repentinos. Este tipo de anemómetro consiste en el calentado de un hilo de níquel o de platino de manera eléctrica, que cuando recibe ráfagas de viento genera cambios en la temperatura del filamento aportando así los datos requeridos.

De esta forma tendremos una lectura, pero si queremos que lo datos sean de un promedio será necesario exponer el aparato durante unos recomendados 10 minutos, para tener una buen margen de cálculo, ya que si pruebas la velocidad del viento unos pocos segundos puede que midas solo una ráfaga de aire y no la corriente constante que es lo importante.

Usos del Anemómetro

Ya sabemos para qué puede ser útil esta herramienta, pero ahora conoceremos con más detalle en qué áreas puede ser muy importante para el buen desarrollo de ciertas actividades.

  • Deportes al aire libre

Como su función es informar la velocidad del viento, resulta muy ventajoso utilizarlo en actividades como el golf, tiro con arco, montañismo, pesca, entre otros deportes. Para muchos de estos deportes, saber la velocidad del viento puede hacer la diferencia entre un novato y un profesional.

En deportes como el golf o el tiro con arco, saber qué fuerza tiene el viento ayuda mucho en el cálculo del tiro, facilitando la precisión. Mientras que en montañismo ayuda a tener una idea del clima que se aproxima, viendo las nubes y la dirección y fuerza del viento

  • Incendios

Esta herramienta es de mucha utilidad al enfrentar un incendio, los bomberos y guardabosques pueden hacer un estimado de la propagación del fuego con respecto al viento que presenta la zona ayudando así, a tomar medidas para combatirlo.

  • Industrias

 Principalmente para industrias que generan contaminación o deshechos, conocer la fuerza del viento ayuda a conocer el flujo de contaminación y de esta forma, como controlarlo para causar el menor daño posible.

  • Actividades aéreas

Los vuelos en globo, vuelo de cometas, planeadores, drones o paracaídas son actividades en las que se necesita saber la velocidad constante del viento para prepararse para distintas situaciones.

  • Agricultura

Cuando se quiere hacer riegos por aspersión será necesario conocer la velocidad del   viento, para saber si cumple con el mínimo necesario para realizar la actividad. O por otro lado para la quema de cultivos, será necesario conocer los datos del viento para evitar daño colateral y el tiempo en que se consumirá el fuego.

  • Meteorología

La medición de la velocidad del viento es uno de los datos más importantes para la predicción de clima, ya que nos permite calcular cosas como el desplazamiento de las nubes o la fuerza de un tornado.

Estos son los más importantes y comunes usos de los anemómetros, pero para cerrar, todas aquellas actividades que se desarrollen por medio del viento o que el viento influya en éstas, recibirán el uso del anemómetro como una ventaja para el buen empleo de la tarea y la perfección de la actividad.

¿Tipos de Anemómetros?

El anemómetro por ser un instrumento de medición de viento, que es un factor que afecta o altera muchas actividades, fue sumamente utilizado y modificado para cambiar su funcionamiento pero manteniendo la misma finalidad. Estos son los tipos de anemómetros más usados e importantes del mercado.

  • Anemómetro de empuje

En estos se utiliza la fuerza que aplica el viento en una superficie, normalmente con forma de pala, para obtener un resultado, por lo general, arbitrario o decidido por la persona que lo usa. Son generalmente muy imprecisos pero útiles para lecturas básicas del viento.

  • Anemómetro de rotación

 Es el modelo más usado por lo simple de su funcionamiento. Posee unas cazoletas que al recibir el viento rotarán proporcionalmente a la velocidad del mismo, dando así la lectura de la velocidad del gaseoso.

Estos anemómetros son utilizados para fuertes vientos por lo robusto que puede ser su composición, por esto son muy decuados para meteorólogos y cazadores de tormentas.

  • Anemómetro de hilo caliente

También conocido como anemómetro térmico, es el que posee un hilo de platino o    níquel el cual es calentado por un sensor calefactado que mantiene una temperatura constante, que al recibir el viento, se enfría y para mantener la misma temperatura el sensor ejerce más energía.

El aumento de energía del sensor para mantener el calor a la misma temperatura está directamente relacionado con la transferencia de calor y a su vez, con la velocidad del viento o gas.

  • Anemómetro de compresión

Funciona usando un tubo de Pitot, que es un par de tubos pequeños, uno con un orificio frontal y lateral que miden la presión dinámica y presión estática respectivamente, y el otro tubo con un orificio en su lateral. La diferencia que se genera por la presión en cada tipo determina la velocidad del viento.

Este tipo de anemómetro es el utilizado en aviones, porque ofrece datos de presión dinámica, estática y velocidad del viento. Anemómetro sónico.

Este anemómetro basa sus cálculos en el tiempo que tarda una señal de sonido en cruzar una distancia determinada, generalmente de 20cm. Sabiendo que la velocidad en que se propaga el sonido dependerá de la velocidad del viento, este anemómetro nos ofrece un alta precisión y mantenerlo es fácil pues no tiene piezas móviles.

Aunque es muy bueno tiene un par de desventajas, por su tecnología es más caro que la mayoría de instrumentos mencionados y al calcular en base al sonido, su precisión decae frente a lluvias o nevadas.

Todas las modificaciones que recibió el instrumento original fueron con la finalidad de mejorar su desempeño o de agregar nuevas mediciones al desempeño del anemómetro tal y como lo vimos, unos nos dan un promedio de la velocidad del viento, mientras que otros nos dan datos constantes del viento, todo en pro de mejorar esta herramienta tan usada en la actualidad.

Características de un Anemómetro

Las características físicas del anemómetro son muy variadas debido a sus presentaciones, pero siendo el de rotación el más usado, debes saber que tiene una aspas sobre su cuerpo con unas paletas o cazoletas en sus extremos y un torso parecido al de un ventilador, que es donde se hacen los cálculos de la velocidad del viento.

Mientras que los demás tipos ofrecen cambios drásticos en el modelo e imagen del original, su función no ha cambiado, todos dan medidas de la velocidad de fluidos gaseosos, claro está, unos con más precisión que otros.

Su uso es muy práctico, los datos que ofrece de mucha utilidad y al no ser muy caro cualquiera puede gozar de sus beneficios, haciendo de este instrumento de medición fundamental en la vida cotidiana y profesional de muchas personas.

Importancia del Anemómetro

La importancia de esta herramienta se ve representada en la gran cantidad de áreas o actividades en que se puede utilizar, aunque no tenga muchos usos, la medición de velocidad del viento representa un dato muy útil para múltiples tareas, dándole un importante lugar entre los instrumentos de medición.

Como el viento es un factor clave en múltiples situaciones o tareas, la medición del mismo es una ventaja imprescindible y que gracias a este instrumento podemos conocer sin mucha inconveniencia y por un precio muy accesible.

Para conocer todo acerca de este y muchos otros instrumentos de laboratorio asegúrate de seguirme en mis redes sociales y activar las notificaciones para que te enteres de todo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *