Tela Metálica

La tela metálica es un elemento que se usa de manera reiterada en los laboratorios y muchas veces pasa desapercibido, pues no se valora la importancia que tiene en los procedimientos experimentales, especialmente los de calentamiento.

Las características que posee la tela metálica, son las que le permiten  cumplir cada una de sus funciones, lo cual es impresionante pues sólo se trata de una rejilla sencilla.

Sin embargo, esta tela metálica es una pieza que tiene mucha información que ofrecerte, especialmente si te dedicas a trabajar en laboratorios o en lugares dónde se realicen procesos de calentamiento a pequeña escala.

¿Qué es una Tela Metálica?

La Tela Metálica es un elemento infaltable en cualquier laboratorio y su labor está orientada a ser un medio que se contacta con el fuego directo, con la intención de poder repartir todo ese calor a través de toda la estructura.

Esta tela metálica trabaja de manera mancomunada con el mechero y un trípode, para poder procurar procesos de calentamiento eficaces, lo cual es sumamente necesario en estos espacios.

Su nombre de tela metálica, hace referencia a que se trata de una especie de tela que tiene un carácter metálico y capacidad de funcionar como aislante térmico, de manera tal que pueda soportar todos los embates que genera la exposición al calor, sin desviarse de su función de conservar, repartir y aislar el calor.

¿Para qué sirve una Tela Metálica?

La tela metálica aunque no parezca es una pieza que cumple varias funciones dentro de un laboratorio. El primero de estos, se trata de que sirve de base para poder colocar aquellos instrumentos y materiales que van a ser sometidos a un proceso de calentamiento.

Gracias a la composición de sus materiales, esta tela metálica es un excelente aliado pues permite distribuir el calor de manera uniforme para que pueda llegar a todos los rincones del material y pueda reaccionar a la misma altura.

Se dice que es un divisor, puesto que es una barrera de seguridad que divide a un instrumento de calentamiento del mechero. Por ejemplo, si es un instrumental de vidrio, éste no entrará en contacto con el fuego, evitando que la temperatura se sobrepase y dañe las reacciones o hasta el mismo instrumento.

¿Cómo funciona una Tela Metálica?

La tela metálica no tiene un sistema de funcionamiento mecanizado, por lo contrario hay que verlo como un accesorio, el cual se tiene que colocar para darle un toque para sellar los procedimientos de calentamiento.

Para poder usar esta pieza, es necesario cumplir con un procedimiento sencillo, el cual inicia con colocar la tela metálica sobre un trípode de laboratorio, luego tienes que colocar ambos sobre el mechero y por último, colocar los recipientes e instrumentos con las sustancias a calentar en el centro de la tela metálica.

De allí en adelante, solo queda encender el mechero y calentar las sustancias para poder obtener las reacciones o las separaciones que queremos obtener con este procedimiento.

Usos de la Tela Metálica

La tela metálica es un elemento de carácter universal, es decir, que puede ser usado en numerosos sectores y cumpliendo su labor en diferentes escenarios. Primeramente, por su sencillez es uno de los accesorios de laboratorio de primer contacto, pues es usado en las primeras experiencias en estos espacios, que por lo general es en la secundaria o bachillerato.

Sin embargo, no queda allí puesto que la tela metálica puede encontrarse en cualquier laboratorio, bien sea universitarios o especializados, de química o de biología, todo va a depender de los trabajos que se necesiten realizar.

Además, es un soporte para instrumentos de laboratorios, como los matraz, vasos o frascos para calentar, de manera tal que no sufran una vez que tienen contacto directo con el fuego.

La tela metálica es un elemento casi exclusivo de los laboratorios, aunque a nivel industrial son también usados elementos parecidos pero con mayor diámetro y más resistencia calórica.

Tipos de Tela Metálica

Las telas metálicas son en líneas generales, una pieza elaborada por elementos de metal. Sin embargo, no goza de una división marcada pues las características son las mismas para todos los modelos.

Pese a ello, quise hacer una separación de la tela metálica, de acuerdo a los materiales con los que son elaborados, encontrando los siguientes tipos de telas metálicas:

  • Tela metálica con centro de asbesto

Son el modelo más común y usado, ya que el asbesto es un material que goza de una serie de propiedades térmicas que le permite cumplir con esta tarea de la mejor manera. El asbesto o lo que se conoce también como amianto es un mineral, el cual es flexible y se separa en largas fibras.

  • Tela metálica con centro de cerámica

Es un tipo de tela metálica especializado, es decir, que se usa en experimentos sumamente avanzados, por lo cual no es común conseguirlo en todos los laboratorios.

 Cuando se habla de centro de cerámica, se hace referencia a una capa circular que se encuentra en medio de la rejilla que está hecho de cerámica y que se encuentra inmerso a una presión alta, lo que sirve como otra barrera que permite distribuir el calor de mejor manera, incluso más que la de asbesto.

  • Tela metálica sin centro

Son aquellas telas metálicas que no poseen ningún material en el centro más que la rejilla convencional. El hecho de no tener centro, lo que va a permitir es una calentamiento rápido y directo, pues no va a dispersar tanto como si tuviera una capa adicional.

Las telas metálicas es un elemento sumamente importante, pues va a evitar errores al momento de las reacciones de calentamiento, además, hay que aprender a seleccionar el tipo que mejor te convenga para el proceso.

Características de la Tela Metálica

La tela metálica cumple con una serie de características particulares que la dotan de todas las cualidades y definitivamente, conceptualizan su esencia. Entre las principales características de la tela metálica encontramos:

  • No funciona de manera independiente, pues depende del trípode de laboratorio y el mechero de Brusen.
  • Tiene propiedades aislante lo que brinda protección a los recipientes que son sometidos al calentamiento.
  • Evita que los instrumentos que se usan para calentar, que por lo general son de vidrio se atrofien por los cambios bruscos de temperatura.
  • Su material de elaboración es capaz de soportar calor directo y cambios bruscos de temperatura.
  • La tela metálica lo que hace es repartir el calor proporcionado por la llama del mechero para que abarque todos los rincones del envase a calentar, con la misma intensidad.
  • Su forma es rectangular, plano y en algunos modelos, presenta un centro elaborado con materiales con propiedades térmicas.
  • Los modelos más populares tienen tamaños de 4 pulgadas, 5 pulgadas o 6 pulgadas.
  • Verás que en el diseño de estas telas metálicas, las esquinas del rectángulo están ligeramente levantadas con una inclinación hacia dentro, lo cual es relevante porque va a evitar que se deteriore toda su estructura, asegurando una vida prolongada de uso.
  • El material de la tela metálica es por lo general, alambre de nicromo.
  • Este una pieza con alta durabilidad, lo cual podrás disfrutar de muchas jornadas y años de experimentación.
  • A lo largo de su estructura rectangular, se disponen finas líneas de metal de forma horizontal y vertical, formando una rejilla. Es por esto, que a este elemento también se le conoce como rejilla de laboratorio.

En fin, todas las características radican en proporcionar las condiciones necesarias para poder hacer el calentamiento de las sustancias directamente con el mechero, asegurando la integridad de los elementos a calentar.

Importancia de la Tela Metálica

La tela metálica es un elemento como te he venido comentando, vital en cualquier proceso de calentamiento dentro de un laboratorio, pues garantiza el correcto desenvolvimiento del procedimiento, así como también, velar por abarcar todas las medidas de seguridad.

Si te encuentras en el laboratorio y quieres usar el mechero, tienes que obligatoriamente usar la tela metálica, de lo contrario vas a deteriorar todos los instrumentos y las reacciones sufrirán de errores en su calentamiento. He aquí la trascendencia de la tela metálica, pues es capaz de hacer la diferencia.

Los simples detalles, como el de usar una tela metálica, puede significar llevar un procedimiento al siguiente nivel o fracasar en el intento. La moraleja que puedo extraer es que valora todo por más mínimo e insignificante que parezca, especialmente en un laboratorio donde todo trabaja de manera conjunta para lograr los avances en materia científica, vital para el desarrollo del planeta.

Si quieres ampliar tus conocimientos sobre los instrumentos suscríbete a mis listas de distribución y recibe frecuentemente la más completa información sobre el tema. ¡Suscríbete!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *